Iglesia San Francisco de Quito

Iglesia de San Francisco de Quito

enero 25, 2023
Turismo religioso

El Escorial del Nuevo Mundo

Iglesia de San Francisco

La ciudad de Quito se caracteriza por su arquitectura colonial y belleza histórica, en este sentido se destacan y caracterizan sus iglesias entre ellas La Iglesia y convento de San Francisco, considerada una basílica católica construida en medio del centro histórico de Quito. La estructura es el conjunto arquitectónico de mayor dimensión dentro de los centros históricos de toda América, por esa razón se la conoce también como el Escorial del Nuevo Mundo.

Esta iglesia es un impresionante monumento de la herencia franciscana de Quito, se compone de un templo, varias capillas y un convento, abarcando casi dos cuadras del Centro Histórico. Es importante resaltar que San Francisco es considerada una joya de la arquitectura continental por su mezcla de diferentes estilos combinados a lo largo de más de 150 años de construcción.

Historia iglesia San Francisco de Quito

La historia de la Iglesia tiene importantes y significativos acontecimientos de nuestra cultura, la cual es importante conocer, ya que los cimientos de este templo fueron colocados poco tiempo después de que los conquistadores españoles fundaran la ciudad.

En el Quito prehispánico, donde actualmente está construida la Iglesia y el Convento de San Francisco, se encontraba El Palacio Real del Inca Huayna Cápac, el cual fue destruido debido al avance de los ejércitos comandados por los españoles desde el sur y la imposibilidad de defender la ciudad, siendo el general indígena Rumiñahui quien dispuso la destrucción total de la misma. Al momento en el que se produjo el incendio de la ciudad el palacio fue destruido y sepultado bajo una enorme cantidad de escombros y basura. La construcción de la iglesia y convento de San Francisco inició alrededor del año 1537, apenas tres años después de la fundación española de la ciudad, con la terminación de un templo provisional que se mantuvo hasta 1550, cuando se inició la construcción del edificio actual y que fue culminado hacia 1680. Aunque el edificio fue oficialmente inaugurado en el año 1705.

Estilo de la Iglesia

El templo fue sometido a diversos cambios a lo largo de aproximadamente 150 años que demoró su construcción, durante este periodo, algunos de los cambios que se originaron fueron bastante impetuosos debido a daños causados por fenómenos naturales, entre ellos terremotos y sismos, además de la evolución del arte y la cultura. Alcanzando finalmente una forma casi ecléctica, concepto con el que la conocemos actualmente, es por ello que San Francisco es uno de los monumentos de mayor importancia dentro de la arquitectura americana.

La fachada del templo refleja la presencia temprana, y por primera vez en América del Sur, de elementos manieristas, lo que lo convirtió en un punto de referencia de este estilo en el continente. La severidad renacentista y el manierismo exteriores contrastan con la decoración interna de la iglesia, en la que se mezclan el mudéjar y el barroco bañado por pan de oro para dar un esplendor inusual.

En sus tres naves, San Francisco devela artesonados moriscos con lazos mudéjares, retablos profusamente decorados y columnas de diversos estilos. En el coro, la decoración mudéjar, original de finales del siglo XVI, se conserva íntegra porque la nave central se vio abajo con un terremoto y fue reemplazado por un artesonado barroco en 1770. Cielos mudéjares en los extremos, barrocos en la nave central, retablos llenos de imágenes, mascarones y querubines mirando al centro del Altar Mayor.

El complejo se completa con el Convento, en el que destaca la belleza arquitectónica del claustro principal, dispuesto alrededor del inmenso patio, en dos galerías superpuestas.

Arte en Capilla San Francisco de Quito

Como se menciona anteriormente esta iglesia se encuentra repleta de arte, cada rincón, tiene una historia y un significado. Dentro de la iglesia se encuentran más de 3.500 obras de arte colonial, de múltiples manifestaciones artísticas y variadas técnicas, especialmente aquellas correspondientes a la Escuela Quiteña de arte.

Explora y descubre todo lo que posee este increíble monumento y templo histórico con 13 claustros de la iglesia, elaborados diseños arquitectónicos mudéjar y una vasta colección de arte.

El atrio de Cantuña

Durante la construcción del templo se utilizó gran parte de mano de obra nativa, es por eso que durante varios siglos se ha popularizado una de las leyendas más significativas y antiguas de la ciudad, siendo precisamente un indígena quien la historia lo señala como protagonista y referente por el cual se relaciona con los orígenes del templo, manteniéndola viva en la memoria popular de los Quiteños a lo largo de cuatro siglos. De acuerdo a la tradición.

Convento de San Francisco

La Construcción del Convento de San Francisco llevó su construcción por más de un siglo, siendo la dinámica y sobresaliente figura de fray Jodoco Ricke la cual reaparece en esta construcción. En ella se edificaron cuatro claustros, todos con hermosas y variadas columnas en piedra, en cal y canto o en ladrillo. En la construcción original existía dos huertas amplias.

El convento también poseía seis pilas de agua. Para los trabajos del claustro principal, fray Jodoco empleó a dos indígenas a quienes recompensó con terrenos en las faldas del Pichincha, Jorge de la Cruz y su hijo Francisco Morocho. Después de fray Jodoco, otro fraile igualmente reconocido por sus dotes artísticas siguió las construcciones: fray Francisco Benítez.

Detalles que debes observar

  • Toda la parte del atrio es de piedra andesita extraída de la cantera del volcán Pichincha
  • Existen varias representaciones incas del sol, con las cuales se pretendía alentar a los indígenas para visitar la iglesia. Esta mezcla de iconografía indígena y católica se da por todo el interior de la iglesia, además de los magníficos techos estilo mudéjar que contrastan con los detalles barrocos de las capillas, la nave y el altar dorado.
  • La iglesia posee 3,500 obras de arte de la colección de San Francisco. entre ellas la Virgen de Quito, escultura del siglo XVIII e icono de la ciudad.
  • Las catacumbas de la iglesia, las cuales se han transformado en una tienda de artesanías y manualidades regionales.
  • En la iglesia del convento, lugar en el que actualmente se encuentra una cruz, fue construida la primera capilla en la que solían rezar los españoles, siendo una pequeña choza de paja y adobe, por su parte para los indígenas se construyó una capilla junto a la misma, dedicada a la virgen de los Dolores, actualmente se la conoce como la Capilla de Cantuña.

 Leyenda de Cantuña

Según los habitantes de Quito, la leyenda de Cantuña es la primera historia mítica del Ecuador.

Esta es una de las leyendas más conocidas del país y en él se ve cómo las habilidades audaces de un indígena le salvan su vida de las garras del demonio.

Se dice que los franciscanos contrataron a Cantuña para que construyera el Atrio de San Francisco. En el contrato estipulaba una cláusula en la que se determinaba un plazo para hacerlo. Éste al no poder concluir la obra en el tiempo convenido, pidió ayuda al Demonio ofreciéndole a cambio su alma. Le dijo: te doy mi alma si colocas cada piedra en su lugar hasta el amanecer. Y ese fue el trato.

Sin embargo, Cantuña, muy astuto, escondió una piedra bajo su poncho. Varios diablillos empezaron a construir parte del templo y al día siguiente cuando el Diablo exigía el cumplimiento del contrato porque la obra estaba concluida, no pudo hacerlo, ya que faltaba una piedra. Por lo tanto, el pacto quedó simplemente anulado.

El demonio impresionado ante tal engaño por un simple mortal, se va nuevamente al infierno sin su recompensa.

Y de esta manera, Cantuña salvó su alma.